Tel.: [011] 4941-0845 o [011] 3750-9847
Mi Carrito
$0,00
Blog

Arándanos deshidratados: propiedades y beneficios

Las bondades de la naturaleza vienen en multitud de sabores y presentaciones, y la tecnología e ingenio humano permiten tener acceso a variedades en el consumo de las mismas como en ninguna otra época anterior, en algunos de estos casos perjudicando su calidad, como también existen otras técnicas que potencian sus beneficios nutricionales y medicinales.

Una de estas alternativas es la deshidratación de frutos y carnes, las cuales permiten importantes ventajas adicionales a las propiedades ya inherentes en el producto a deshidratar. En este artículo te compartimos sobre los arándanos deshidratados: propiedades y beneficios.

Arándanos: qué son y sus tipos

Los arándanos son frutos clasificados como bayas, que crecen exclusivamente en regiones templadas del mundo, es decir, que no son una fruta tropical. Es una de las frutas consideradas como más beneficiosas y medicinales para el consumo humano, en especial si son orgánicas y con poco uso de pesticidas en su cultivo.

Existen dos tipos principales de arándanos: los azules/violeta y los rojos. Su primera diferencia notable al probarlos es su sabor: los violetas son más dulces y agradables, mientras que los rojos pueden ser muy agrios para la gran mayoría de los paladares. Estas diferencias también se reflejan en su aporte nutricional, siendo los arándanos rojos más ricos en funciones anti-bacterianas y los azules en propiedades para mejorar la visión.

Beneficios de los arándanos deshidratados: antioxidantes

Estas bayas son principalmente reconocidas por sus efectos antioxidantes, gracias a su alta cantidad de antocianos y carotenos. Los antioxidantes previenen el envejecimiento celular y con ello el desgaste de nuestra salud e imagen.

Sus propiedades permiten a su vez que se mantenga una mejor salud ocular, e incluso sirva como un reparador inmediato de la calidad de la visión en momentos de exigencia por demasiada oscuridad o esfuerzo de dicho sentido. Por ejemplo, al manejar vehículos por varias horas durante la noche. Las personas que afrontan estas circunstancias pueden llevar consigo estos frutos deshidratados y podrán estar tranquilos de que no se les van a dañar por un buen tiempo.

Continuando con la vista, el arándano es una excelente opción para prevenir o tratar las cataratas, si bien hay que recordar que si deseamos que un alimento más que preventivo sea medicinal, no sólo debemos incorporarlo, sino dejar también comidas dañinas.

Otro de sus destacados efectos, especialmente de arándanos rojos, es su capacidad de atacar infecciones bacterianas, especialmente aquellas donde se encuentran involucradas bacterias de carga negativa de nuestro microbioma intestinal, como la E. coli y Helicobacter pylori. Esto además puede reducir el índice de inflamación crónica inmunológica, devolviéndote salud y energía.

Fuente: “www.onsalus.com”